EL BUDISMO COMO PSICOTERAPIA:

LA TERAPIA DEL CESE

 

El budismo nace como una psicoterapia, aunque cueste creer; hace más de 2500 años, es la primera registrada como tal. Se la consideró tomando el sufrimiento como foco esencial, como algo consecuente de la actividad de nuestra mente. En los últimos años, los avances de la neurociencia, confirman sus postulados. Fue Sidharta Gautama quien se ocupó de investigar la existencia, el origen y el modo de librarse del sufrimiento; diferenciando éste del dolor. Generaciones postumas se han encargado de difundir y orientar las enseñanzas del budismo a diferentes caminos como filosofía, ética, práctica, estilo de vida o camino de vida monástica. El budismo es lo que cada uno tome de él. Lo importante es que alivie. La psicoterapia es uno de ellos.

Luego que Gautama lograse el más alto nivel de conciencia, comprueba que es la mente la encargada de tramar una realidad interna y hacernos sufrir debido a las distorsiones que en ella se generan. A medida que crecemos y envejecemos vamos habituandonos a creencias, pensamientos, percepciones y sentimientos aprendidos que nos van condicionando  la forma de experimentar el mundo, la realidad y el sí mismo; así se generan conflictos y sufrimiento, manteniendonos en una trampa.

Es la psicoterapia del cese. El cese de aprendizajes erróneos que condicionan la psiquis, el cese de actividades no productivas de la mente que generan una realidad ilusoria, el cese de un Yo imaginario,  el cese de apegos a cosas tangibles y no tangibles que producen cese de sufrimiento y genera bienestar.

Este enfoque no juzga, no compara, no condena e invita a ser observador/a de sí mismo, de los demás y del mundo. La terapia busca salir de las interpretaciones erróneas proveniente de experiencias, actuales y pasadas. Apunta ser eficaz y rápida pero no menos profunda. Promueve la aceptación de que todo es impermanente. Se centra en que la vida transcurre  "aquí, ahora y asì".  Busca adiestrar la mente para el goce.

Al budismo se lo suele relacionar con las prácticas contemplativas. En las psicoterapias más actuales se habla de ellas y todas provienen del budismo; sin embargo, no es la única herramienta, hay  todo un compendio que abarca mucho más que eso. Es una psicoterapia que tiene muy alta compatibilidad con otras corrientes, dado que esta actúa no solo como lo hace una terapia convencional sino también en los procesos de metaaprendizaje de la experiencia humana. Es una psicoterapia personal y experiencialpersonal por que el camino que se debe recorrer es único y experiencial porque entender por cuales caminos uno debe transitar es haciendo la experiencia sin el uso de modelos ajenos. Puedes hacer la experiencia.