PSICOTERAPIA BASADA EN LA ÉTICA BUDISTA

Aunque cueste creerlo el budismo nace como una psicoterapia y a medida que pasa el tiempo la neurociencia confirma sus postulados; tal vez, en esa época no estaba definida como tal, pero se consideró tomando al sufrimiento como algo inherente a la vida, donde está involucrada la mente. Hace más de 2500 años Sidharta Gautama (luego convertido en el Buda) fue quien se planteó el por qué y cómo sufre el ser humano, como éste podría liberarse de él, comprobando definidamente que en todo sufrimiento físico y psiquico hay un origen y es el de la mente, diferenciando el dolor del sufrimiento, dado que el dolor depende de cada caso y es inevitable pero del sufrimiento uno puede liberarse.

 

Luego de su despertar de la conciencia, comprueba que es la mente la encargada de tramar una realidad interna y ella misma es la encargada de hacernos sufrir debido a las distorsiones que en ella se generan. A medida que crecemos y envejecemos vamos involucrando creencias, pensamientos, percepciones y sentimientos aprendidos que nos van condicionando  en el sentir y actuar, al punto de tener una concepcion del mundo, de la realidad y de sí mismo, que en muchos casos generan conflicto y/o sufrimiento. Cuando hablamos de sufrimiento hablamos de aspectos que van desde una leve incomodidad hasta el más terrible acontecer. El apego a estas cuestiones mentales, a lo que representa lo material, personas, cirscuntancias; tangibles y no tangibles; sumado a errores con respecto al "YO", son aspectos provinientes del origen del sufrimiento.

La finalidad de esta psicoterapia es deconstruir todo lo aprendido que hoy nos condiciona, comprender la realidad ilusoria producto de la mente, dejar a un lado ese "YO" producto de creencias de si mismo con valoraciones subjetivas y  la toma de conciencia de los procesos que se ejercen en la mente.

Se pone mucha atención a las manifestaciones de la mente para advertir que es ella la causante de sufrimiento. Este enfoque no juzga, no tiene valoración de los demás, no compara, no condena e invita a una mirada observadora y ecuanime de sí mismo, de los demás y del mundo, para poder vivir y adaptarse sin sufrimiento.

La terapia busca salir de las distorsiones que hace nuestra mente, que interpreta erróneamente el mundo a partir de nuestras miradas, experiencias, condicionamientos actuales y del pasado. Apunta ser eficaz y rápida pero no menos profunda.

Promueve la aceptación de que todo es impermanente.

Se centra en el "aquí, ahora y asì" pero no quiere decir que no se traten conflictos pasados si afecta el presente.

Cuando se habla de budismo también se suele hablar de meditación, sin embargo este concepto es más amplio de lo que se conoce, de hecho hoy en las psicoterapias actuales se habla mucho de "mindfulness o atención plena" pero esto para el budismo es una parte de los caminos necesarios para salir del sufrimiento junto con otros caminos relacionados a la intensión, al pensamiento, al habla, a la acción, al esfuerzo, a los medios que se utilizan para vivir y a la concentración.

Es una psicoterapia totalmente personal y experiencial,  personal por que el camino que cada persona debe recorrer para liberarse del sufrimiento es único y experiencial porque la única forma de entender por cuales caminos uno debe transitar es haciendo la experiencia sin el uso de modelos ajenos.

© 2023 by Diana Fate. Proudly created with Wix.com